"Me da pena la gente que sabe que una noticia es mentira y la comparte"

R-evolución, el congreso de El Norte de Castilla sobre las novedades más interesantes y actuales de la tecnología digital, contará el 2 de octubre con Alejandro Pérez Blanco, uno de los más reputados expertos en inteligencia artificial. Especialista en cine y efectos especiales, Alejandor desvelará en el congreso r-evolución 4.0, el 2 de octubre, cómo funciona la mente ante la inteligencia artificial y los bulos de Internet

-¿Qué es en realidad la inteligencia artificial?

-Es una simulación del cerebro humano diseñada por matemáticos. No hay ningún ordenador que pueda procesar tantas neuronas como tenemos nosotros, solo unas pocas, pero esas pocas si se centran en un tema muy concreto pueden ponerse a probar posibilidades y sacar cosas interesantes.

-¿Por ejemplo?

-Simular un paisaje. Existen cerebros virtuales que crean imágenes de paisajes creíbles. El cerebro virtual va probando y comparando resultados con fotografías que hay ya de paisajes reales y, como no necesita comer ni dormir, puede trabajar sin descanso hasta que él mismo ya no distingue entre una foto creada por él o una sacada del mundo real. Aunque sea mucho más tonto que nosotros y no sepa hacer más que una sola cosa.

-¿Qué aplicaciones tiene la inteligencia artificial?

-Ejemplos de inteligencia artificial hay miles: todo lo relacionado con reconocimiento facial: animojis, desbloqueo con Face ID, tags de fotos en Facebook, apps para envejecerte o ponerte orejas de animal... Todo funciona con un cerebro electrónico que ha aprendido a comparar unas caras con otras. Otras aplicaciones son los programas para clasificar las fotos que subes a la nube o los algoritmos para servir resultados de Google, estados de Facebook y Twitter o recomendaciones de vídeos. Hay más ejemplos, además del simple ocio, como a identificar síntomas y efectos de medicinas a gran escala. Otro salto definitivo es la conducción automática. Un coche con muchas cámaras ya puede ver la carretera mejor que nosotros.

-¿Qué hay detrás de los bulos de las redes sociales?

-Probablemente muchos bulos son memes inventados al azar por gente que ha entendido mal una noticia o estaba bromeando en un foro. Probablemente, otros estén creados por gente que intenta llevar un argumentario al debate social. A mí me da bastante pena la gente que sabe que una noticia es claramente mentira y la comparte igual porque consideran que el enemigo debe ser abatido incluso con mentiras. Se creen maquiavelos, demiurgos manejando las cuerdas de la sociedad… cuando los mayores títeres son ellos.

-¿Es más crédulo un tipo de público concreto?

-Todo está en lo que queremos oír y lo que intentan darnos. Hace unos años compartí una noticia falsa en Facebook explicando por qué era falsa. Creo que hablaba de mecánica cuántica y de poderes espirituales derivados de ella. Todo en la noticia apestaba a invento. Me tomé la molestia de desgranar contradicciones y mentiras fácilmente comprobables, citas falsas, etc. Pues bien, a la media hora me llegó una notificación de que una amiga había compartido la parte del enlace de mi texto, pero no el texto. Es decir, había compartido la noticia falsa sin compartir mi desmentido. Internet ha creado un sistema de islas ideológicas que rara vez coinciden. Con la excusa de buscar los resultados más apropiados para ti, Google y Facebook te capan la realidad. Hace unos días pinché en un vídeo por error y de pronto Youtube pensaba que yo era un americano de extrema derecha. ¿Cómo no va a haber gente con convicciones absurdas muy fuertes si Youtube tiene vídeos para alimentarte cualquier obsesión? Ya seas antivacunas o terraplanista, Youtube produce material suficiente para creerte que todos sus vídeos van de eso. Y encima su algoritmo te quita la posición contraria. La gente habla de apagar las redes para ver el mundo real. Yo propongo cerrar sesión y entrar a Internet como alguien que no tiene una personalidad ya definida en las bases de datos de Google.

-¿La desinformación influye en nuestro voto, nuestras compras, etc?

-Es curioso como uno trabajando en cerebros virtuales puede entender mejor los naturales. Cuando uno prepara un ‘Deep fake’ o falsificación, tiene que tener cuidado de no darle información con demasiado sesgo en una dirección a la inteligencia artificial porque luego ya no puede salir de él. Del mismo modo, si tú oyes diez mentiras terribles sobre un político a la semana, puedes acabar odiándolo aunque sepas que cada una de esas noticias falsa. No necesitas motivos racionales para que alguien te caiga mal.

-¿Cómo diferenciar la inteligencia artifificial de la de la persona?

-Para identificar caras dibujadas por una inteligencia artificial respecto a las reales, fíjese en la redondez de las pupilas y la forma de los dientes. Además, cuanto más borrosa la foto más fácil es engañarnos. Si estás hablando con un robot capaz de entablar conversaciones, cambia de tema y estilo; es decir, habla de otro modo. Un cerebro pequeño no puede entender muchos temas. Y un cerebro grande no se sorprenderá y aceptará el cambio sin siquiera comentarlo.

El programa y la compra de entradas del Congreso r-evolución, se pueden consultar ya en la web de este nuevo congreso que, organizado por El Norte de Castila, cuenta con Telefónica como patrocinador oro; Media Markt como socio tecnológico; la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid como patrocinadores plata; el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León como partner, y A3Media como socio colaborador.

 

Sobre el autor