"También en el ámbito digital han de estar los padres cerca de sus hijos"

Los avances tecnológicos conllevan riesgos. Uno de los más peligrosos es la influencia en niños y jóvenes. Por eso, el congreso r-evolución, que El Norte de Castilla organizará el 2 de octubre en Valladolid, contará con este experto, que disertará sobre cómo moverse a edades tempranas con precaución y sin riesgos excesivos en el mundo digital. Marc Torrano, programador y formador en espacio3.net, desvelará en el congreso r-evolución 4.0, en el Teatro Calderón de Valladolid, cómo tratar  el mundo digital y la educación de los más jóvenes

-¿Abusamos de las pantallas?

-Muchas veces el uso intensivo de las pantallas se debe a que forman parte de nuestro día a día. Las necesitamos para trabajar, para hacer la lista de la compra, para llamar por videoconferencia a nuestros familiares... Más que el volumen de tiempo que le dedicamos debemos analizar en qué invertimos ese tiempo que estamos delante del ordenador, la tableta o el móvil, si interfiere con nuestra rutina o actividad diaria. En los últimos tiempos, las propias empresas fabricantes de dispositivos móviles llevan integradas aplicaciones que nos permiten saber cuánto tiempo dedicamos a cada aplicación para poder aplicar límites o, simplemente, ser conscientes de lo que hacemos.

-¿Hasta qué punto es peligroso dejar una tableta o un móvil a un niño?

-En niños y niñas menores de 6 años hay que tener especial cuidado. El globo ocular todavía está en proceso de formación y debemos controlar que no estén delante de una pantalla más de 20 minutos de manera  continuada. Lo potencialmente dañino son los contenidos que se consuman desde esos dispositivos y a las edades a las que se accede a esos contenidos.

Por eso, independientemente de la edad a la que se comiencen a utilizar los móviles, hay que supervisar de alguna manera lo que los menores hacen con ellos. Respecto a la edad adecuada para regalar un móvil, igual que no hay un momento concreto para quitarle el pecho o el pañal a un bebé tampoco hay una edad estándar para que puedan tener su propio móvil. Dependerá de su grado de madurez y del tiempo que padres y madres puedan dedicar a ese acompañamiento en el entorno digital. Lo que sí está establecido por ley, por ejemplo, es la edad mínima para el uso de redes sociales sin consentimiento de los adultos, y que en España se ha fijado en los 14 años por norma general.

-¿Por qué los adolescentes dependen tanto del móvil?

-Cuando somos adolescentes, sea cual sea la época en la que lo hayamos sido, nuestra actividad social es frenética. Si te quedabas en casa tres fines de semana seguidos, te perdías los que pasaba en el grupo y tus amistades te dejaban un poco de lado. Ahora ocurre lo mismo, pero en un entorno diferente que es accesible las 24 horas de día y donde las cosas ocurren muy rápido. Por eso es tan importante para ellos. Hay que ‘molar’, y eso ahora no se consigue poniéndose laca en el pelo y hombreras sino teniendo actividad en redes como Instagram. A más ‘likes’ en tus fotos y más seguidores en tus redes sociales, más ‘molas’. Es una manera de medir su popularidad. Bajo mi punto de vista esto solo se puede frenar desde la educación. Después, dentro de cada casa se decide qué normas poner o cómo hacerlas cumplir. Pero también tenemos que tener clara una cosa: hay que predicar con el ejemplo. Si se acuerda que los móviles se cargan en el salón o que no se llevan a la mesa, debe afectar tanto a menores como a adultos.

-Francia ha prohibido el móvil en las escuelas ¿Es necesario llegar a este extremo?

-Estamos en el comienzo del uso de la tecnología en las escuelas y da toda la impresión que estamos viviendo una situación pendular en la que hoy damos permisividad total y al mes siguiente lo prohibimos. Llegará un día en el que el uso de dispositivos en las aulas se normalizará y se hará un buen uso de ellos. Como decía antes, la educación es primordial. Prohibir llevar el móvil a clase puede impedir que se graben situaciones de ‘bullying’. Se minimiza el impacto porque de esa manera no se graban imágenes y se comparten a posteriori. Aun así, el acoso sigue existiendo y debemos educar tanto en el hecho de que el acoso nunca debe producirse como en que es importante denunciar los casos.

-¿Qué es el ‘sexting’?

-La práctica del ‘sexting’ consiste en el envío de mensajes de carácter sexual, en ocasiones en forma de vídeo o fotografía, y nuestra juventud está mucho más expuesta de lo que pensamos. Un estudio realizado en 2015 afirma que, en España, el 31% de jóvenes entre 11 y 16 años han recibido imágenes de contenido sexual. Eso, añadido a que los menores tienen un acceso al porno a edades cada vez más tempranas hace que no tengan miedo a compartir imágenes por canales como Whatsapp o mensajería de Instagram. Nuestra juventud está muy expuesta a estas prácticas y es un tema que debería afrontarse en la educación sexual, tanto en lo referido a los riesgos que entraña compartir una fotografía propia como también en que nunca debemos difundir este tipo de imágenes que pertenecen a la intimidad de las personas.

-¿Un consejo para padres y profesores?

-Que se esfuercen en permanecer cerca de sus hijos también en el ámbito digital. Que se informen sobre las herramientas que utilizan, los videojuegos que les entretienen o el contenido que consumen en Internet. Mantener un vínculo de confianza es importante para que puedan acudir a nosotros cuando tienen dudas. Ellos tienen el domino de la tecnología y nosotros la experiencia para ver qué se puede hacer con ella.

 

El programa y la compra de entradas del Congreso r-evolución, se pueden consultar ya en la web de este nuevo congreso que, organizado por El Norte de Castila, cuenta con Telefónica como patrocinador oro; Media Markt como socio tecnológico; la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Valladolid como patrocinadores plata; el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León como partner, y A3Media como socio colaborador.

Sobre el autor