El 5G llegará en cinco años a toda España

La conectividad 5G ya es una realidad aunque siga sonando como algo lejano. Ciertos smartphones de alta gama ya tienen cobertura 5G en 15 ciudades españolas que desde el pasado mes de junio estrenaron línea de altísima velocidad con Vodafone, pero las aplicaciones van mucho más allá. Los operadores de telefonía en España coinciden en que el despliegue llegará a todas partes, pero se medirá más desde el punto de vista financiero que lo que ocurrió con el 4G.

Alberto del Sol, director de Marketing e Innovación de Vodafone, reconoció que ahora es cuando están empezando a amortizar la «gran inversión» que se hizo en España en el despliegue del 4G, pero ya están inmersos en las posibles aplicaciones del 5G. Según sus cálculos, esta nueva tecnología llegará totalmente a nuestro país en un plazo «de tres a cinco años».

Los expertos comentaron durante el Observatorio Nacional 5G organizado por Mobile World Capital Barcelona y Red.es que las aplicaciones 5G serán más importantes en el sector de la salud y de la energía, campos «no tan conocidos», pero que puede suponer una mejora «incalculable» en estos sectores, según explicó Rosa Paradell, directora de i2CAT, la empresa encargada del despliegue técnico del 5G en la ciudad de Barcelona.

Además, por parte del Gobierno confían en que la segunda fase de la hoja de ruta para el desarrollo de la nueva tecnología móvil 5G se complete dentro de los plazos previstos, según afirmó el secretario de Estado para el Avance Digital, Francisco Polo, durante la inauguración de la jornada Turn On5G. Este plazo marcado por la Comisión Europea es el próximo 30 de junio, para lo que Polo destacó que el país está «inmerso en el proceso de liberalización de la banda que ocupa actualmente la TDT». Recordó que España es un país líder en conectividad, tanto móvil (4G) como fija (fibra óptica), gracias a la visión de Estado, compartida por varios gobiernos, y al compromiso inversor de los operadores.

Sin embargo, otros operadores no son tan optimistas como Vodafone. Es el caso de Eduardo Duato, responsable de Tecnología del Grupo MasMóvil, quien reconoció que todos los esfuerzos del Gobierno y de los operadores van en la dirección de los tres años de plazo para su aplicación, pero señaló que hasta que no se encuentre una fuente de ingresos sólida, «es difícil prometer plazos». Eso sí, cuando esa sostenibilidad financiera llegue, la tecnología tiene que estar a punto.

Eso es algo en lo que España tiene una «gran ventaja competitiva» respecto a otros países por el gran despliegue de fibra en nuestro país, aseguró Tomás Alonso, director de ingeniería de producto de Orange. Aun así, son muchas las empresas -sobre todo las pequeñas y medianas, que representan el 90% del tejido empresarial español- que no tienen acceso a fibra óptica, algo básico para que el 5G funcione. «Los nodos tienen que estar conectados con fibra para que la velocidad del 5G sea correcta», explicó Alonso durante la mesa redonda.

Sobre el autor