Sí, pero con cuidado

La Real Academia Española define la inteligencia como la 'capacidad para entender o comprender' y como la 'capacidad para resolver problemas', aunque quizás en su origen etimológico: 'saber elegir' (del latín, intelligentia), está la clave del sentido de la palabra, puesto que hay quien sabe qué elegir y no lo hace y quien elige sin saber.

Llevándolo al mundo de la tecnología, para considerar que una máquina dispone de inteligencia artificial es preciso que posea ciertas capacidades como, observar, recoger, tratar y almacenar la información que recibe, entenderla, y guardarla de forma que pueda hacer uso de ella cuando deba resolver problemas o tomar la decisión más acertada. Pero sobre todo tener la capacidad de adaptarse a nuevas situaciones, no solo con todo lo que ha recopilado sino además con lo que ha aprendido de las decisiones tomadas con anterioridad. Si hablamos de una máquina dotada de movilidad (robot) es necesario incorporarla el sentido de la autoprotección para evitar que, por ejemplo, salte desde lugares donde podría causarse daños irreparables, no acercarse a lugares donde la temperatura sea superior a ciertos grados, o buscar dónde y cómo recargar sus baterías.

¿Se imaginan un ejército de máquinas con estas habilidades? Ya en 1941 Isaac Asimov formuló las tres leyes de la robótica en el cuento El Círculo Vicioso, de obligado cumplimiento para los robots de sus novelas, y que por su sencillez y concisión parecen suficientes para el mundo real. Y en 2011 el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas y el Consejo de Investigación de Artes y Humanidades de Gran Bretaña publicaron los cinco principios éticos para los diseñadores de robots, en donde prima la protección de los humanos por encima de todo.

Las cuestiones que surgen son ¿dejarías que un robot te administrase la dosis de medicina? ¿Permitirías a una máquina que tomase la decisión de apagar, o no, el reactor de una central nuclear? ¿Enviarías robots a Marte con conocimientos para fabricar nuevos robots o rehacer partes de su estructura para que se adapten mejor a las condiciones reales del medio? ¿Le permitirías tomar la decisión de lanzar los misiles de defensa como en la película Juegos de Guerra (1983)? Es posible que la respuesta a la mayoría de estas preguntas sea no y que haya ciertas tareas que debamos seguir haciendo los humanos; pero son tantas y tan amplias las posibilidades que nos abre la Inteligencia Artificial… como el proyecto desarrollado por la NASA y Google que combina hardware cuántico con algoritmos de aprendizaje, para añadir inteligencia a la resolución de problemas, o el proyecto de algoritmia inteligente para el cálculo y actualización en tiempo real de combustible en planificación ferroviaria y otra decena de proyectos más desarrollados por el grupo Bisite de la Universidad de Salamanca, que pueden conseguir que tengamos en un futuro no muy lejano unas comodidades ya imaginadas hace… decenas de años.
 

black and white adidas forums high tops shoes , adidas Yeezy Boost 350 V2 Cloud White For Sale

Sobre el autor