Talento al servicio del desarrollo de Apps

Juegos avanzados, aprovechamiento de datos abiertos, herramientas de gestión…, son algunos de los proyectos que generaron numerosos aficionados al desarrollo de aplicaciones móviles, en tan solo 24 horas, durante el Vallahackaton celebrado los pasados días 4 y 5 de marzo.
Se trata de un evento que desde hace tres años organiza con gran éxito el Instituto Gregorio Fernández, de Valladolid, y que tiene como objetivo fomentar la vocación creativa de los aficionados al desarrollo de aplicaciones informáticas de software, así como proporcionar una excelente oportunidad a aquellos estudiantes destacados, que buscan desarrollarse en el sector de las tecnologías de la información y el conocimiento.

Esta concentración de jóvenes talentos, forma parte de la candidatura a un proyecto de innovación educativa de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León, y sirve para que los alumnos puedan aplicar los contenidos teórico-prácticos del Ciclo Formativo de Grado Superior (CFGS) de Turismo y del CFGS de Informática al mundo laboral. “Queremos acercar los contenidos teóricos de nuestros ciclos, a la práctica real en empresas, de esta manera, los alumnos conocerán el mundo laboral, al que tendrán que enfrentarse en breve”, explicó Víctor Vergel, profesor del centro de enseñanza y responsable del Departamento de Calidad.

Cada año, los alumnos del CFGS Guía de información y Asistencia Turística se ocupan de la organización del evento y los alumnos del CFGS de Informática participan de las conferencias, talleres y concursos para aprender de expertos desarrolladores de apps. En esta ocasión, el Vallahackathón contó con la colaboración de importantes empresas como Cognizant, Servilia, Google Code Developer-Obture Code, Applica2, Rapture Games o GDG, y prestigiosas instituciones educativas como la Universidad Isabel I, la Universidad de Valladolid o la Universidad Europea Miguel de Cervantes, que impartieron interesantes charlas y ponencias, que contribuyeron al intercambio de ideas y contactos. “Ha sido un éxito rotundo. Han participado nueve centros educativos de Castilla y León y tres universidades. Hemos recibido a más de 200 asistentes a las ponencias y 70 participantes en el concurso de desarrollo”, añadió el profesor y organizador del evento.

Aprendizaje colaborativo

Este Hackatón promueve el trabajo colaborativo, prestando especial atención al proceso de trabajo como forma de aprendizaje. “Durante el concurso, los participantes tuvieron que explicarnos cómo habían desarrollado sus apps, de esta manera todos aprenden. Además, el código utilizado en los desarrollos siempre se comparte. En cuanto al perfil de los participantes, el 60% proviene d ciclos formativos, el 30% de la universidad y el resto son de otros perfiles muy variados”, añadió el organizador.

El concurso de Vallahackatón sirvió para poner a prueba a los más de 70 participantes sobre sus habilidades como desarrolladores. Fueron muchas las tecnologías que se utilizaron para la creación de apps, destacando principalmente AngularJS, Monogame, HTML5, Unity, NFC, Android, etc. Las mejores ideas y diseños fueron distinguidos con galardones que iban desde dotaciones económicas, hasta equipos informáticos.

Interesantes propuestas que pueden servir para hacernos la vida más fácil, como la creada por Adrián de la Rosa, alumno de Ingeniería Informática en la UVA, que ya recibió el primer premio en la pasada edición. Su aplicación, Kekka, es una agenda avanzada del alumno, que sirve para la gestión de horarios y notas, ya que calcula medias y otras estadísticas. Una app que utiliza AngularJS, y se conecta a un servidor que expone un interfaz API REST, de manera que permite la conexión a una base de datos que centraliza toda la información de alumnos/usuarios conectados.

En la categoría de grupo sobresalieron varias aplicaciones interesantes. Una de ellas es Chronomancer, un juego al estilo de plataformas, diseñado por Samuel Santos y Víctor Ocariz, antiguos alumnos del Centro Gregorio Fernández. Un juego que tiene por objetivo encontrar una llave para poder pasar al siguiente nivel. “No es un juego sencillo. En cada nivel, el jugador tendrá que mezclar la habilidad de sortear enemigos y obstáculos, haciendo buen uso de su "poder temporal", que le permitirá ralentizar el entorno durante un tiempo, facilitando así la superación de distintas situaciones. Esta funcionalidad ha sido muy valorada por el jurado. En su desarrollo se ha utilizado Unity, sin ayuda de librerías exteriores. El diseño se ha orientado de tal manera que se puede utilizar desde cualquier dispositivo móvil y así en un futuro, subir el proyecto a diferentes markets (Android, Windows Phone, iOS,...)”, explicó el profesor Víctor Vergel.

En la categoría de juegos, destacaron también los creados por Diego Ortega, alumno del Gregorio Fernández y Javier Provecho de la UVA, desarrollados en Monogame y HTML5 con AngularJS, respetivamente.
En la categoría de datos abiertos, dos alumnos del CFGS de DAW en el IES Galileo, Roberto Hernández y Diego Castelló, destacaron con su aplicación Android que se conecta a la web de http://www.datosabiertos.jcyl.es/ a través de una url fija. Desde allí se descarga el XML, leyendo mediante XmlPullParser de manera optimizada, y evitando así, la carga en memoria de todo el árbol de etiquetas XML que realiza DOM.

Nike

Sobre el autor