Dos “hackers” logran controlar a distancia un vehículo inteligente

Los expertos en seguridad ya advertían de que la tecnología IoT podía resultar muy peligrosa porque aún no se había trabajado lo suficiente en desarrollar elementos de seguridad que impidiesen el hackeo de los diversos dispositivos.

Sin embargo, hasta ahora aún no nos habíamos planteado que la conducción inteligente conllevaba también peligros similares porque, al fin y al cabo, un coche es una suerte de dispositivo móvil cuya funcionalidad automática se gestiona a través de un software también pirateable.

Un redactor de Wire lo ha demostrado hace apenas unos días y ha subido un reportaje en vídeo que confirma la experiencia: dos hackers logran controlar un Jeep Cherokee de 2014. Estos hackers son Charlie Miller, ingeniero de seguridad de Twitter, y Chris Valasek, ingeniero de la consultora de seguridad IOActive.

Los artífices del experimento se conectaron al automóvil a más de 15 kilómetros de distancia mientras el vehículo circulaba por autopista. Primero, consiguieron activar a toda potencia el aire acondicionado, después cambiaron la emisora de radio, elevaron su volumen y activaron los limpiaparabrisas, para, más tarde, desactivar la transmisión y el acelerador mientras el coche seguía rodando.

Solo necesitaron una conexión de internet, una dirección IP y un software propio que aprovecha una vulnerabilidad en el sistema digital Uconnect del fabricante para proceder.

En una prueba posterior, también grabada en vídeo, logran controlar el volante del Jeep, bloquear las puertas e inhabilitar los frenos. Además, demostraron controlar en todo momento la geolocalización del vehículo y recibir información de todos los datos y procesos automatizados en el automóvil.

Los resultados de estas comprobaciones han demostrado la vulnerabilidad de los automóviles más automatizados (prácticamente todos los fabricados en los últimos años), aunque algunos países como EEUU están tratando de elaborar proyectos de ley que regulen los estándares de seguridad de los fabricantes para minimizar la amenaza que se cierne sobre la industria todo lo posible.

Air Max 270 Men