“Que nuestro trabajo sea serio no quiere decir que no sepamos poner humor a la vida”

Liliana Martínez Colodrón | VALLADOLID. Con más de 1.800.000 seguidores, la cuenta @policia se ha convertido en un referente de las redes sociales. Tuit a tuit, con este perfil los agentes han logrado acercarse al ciudadano y conversar con él de tú a tú.  «Una cosa es que nuestro trabajo sea muy serio y otra que nosotros no sepamos poner humor también a la vida», defiende Carolina González, la nueva responsable de Redes Sociales de la Policía Nacional y una de las ponentes del Congreso e-volución.

 

–Viajes, entrevistas, redes sociales… ¿esperaba tanto trajín asociado a su nueva responsabilidad?

–Antes ya estaba bastante conectada al teléfono, pero ahora ya es casi las veinticuatro horas del día.

 

–¿Y cómo se organiza?

–Es cuestión de plantearse todo. Eso, y que no estoy sola. Somos un equipo de ocho personas e intentamos repartirnos el trabajo, pero son muchas horas pendientes de lo que se cuece en las redes sociales.

 

–Los miembros de ese equipo, ¿son todos policías?

–Sí, somos todos policías de distintas escalas y todos también diplomados o licenciados en diversas ramas. Tenemos gente de Comunicación Audiovisual, Publicidad, Derecho, Sociología… y yo misma, que soy Licenciada en Periodismo.

 

–¿Y qué fue antes, la periodista o la policía?

–Nació antes la vocación de periodista, y poco a poco por diversas opciones me fui adentrando en el mundo policial. Decidí opositar a inspectora y luego tuve la suerte de poder compaginar los dos trabajos que más me gustan: comunicar y contar la labor que hacen mis compañeros en toda España.

 

–A la suerte habría que sumar la responsabilidad de coordinar la cuenta de un cuerpo policial con más seguidores del mundo, por encima del FBI…

–(Ríe). Sí, les superamos hace más de un año y ya les llevamos una ventaja de más de 700.000. El día que me lo dijeron pensé mucho en la responsabilidad, en el reto que teníamos por delante, pero he trabajado en este proyecto desde que empezó y ya lo conocía. 

 

–Carlos Fernández Guerra,  su antecesor en el cargo, no era policía. ¿El hecho de que usted sí lo sea va a modificar la estrategia en redes?

–Puede ser tal vez el contacto más directo que se tiene con los compañeros. Al estar dentro del cuerpo, las puertas se abren quizá un poquito más; aunque Carlos llevaba ya diez años con nosotros y conocía perfectamente cómo funciona todo.

 

–¿Va a mantener ese tono irónico o chistoso con el que va teñido los tuits de @policia?

–El objetivo es transmitir esos mensajes de manera que lleguen mejor a los ciudadanos. Y no hay que olvidar que en redes sociales, además, estamos conversando con un público generalmente joven. Nuestro objetivo es que la moraleja cale. Cualquier recurso es bueno si al final conseguimos llegar a la gente.

 

–Pero el humor tendrá también un límite, ¿no?

–Existen ciertos mensajes y determinadas franjas horarias en las que podemos permitimos la licencia de utilizar el humor. Pero existen delitos y situaciones en el que el tono  debe  ser otro, como en el caso de la violencia doméstica, de la pornografía infantil o cuando hablamos de compañeros que han fallecido.

 

–Los niños y los jóvenes viven inmersos en un mundo digital en el que, tal vez, no conozcan todos los peligros…

–Delincuentes y criminales se amparan en la inocencia de los niños para convertirlos en sus víctimas, pero no solo en el mundo digital; esto pasa también en el mundo real. Para eso estamos los adultos, para decirles que desconfíen, y no solo de un desconocido que se encuentra en la calle, sino también de ese ‘niño’ que ha conocido ‘on-line’ y le dice que es un ‘amiguito’ del colegio y que quiere jugar con él.  Nosotros en numerosas ocasiones hemos lanzado un documento que se utiliza como un contrato que firman padres e hijos y que garantiza un uso más seguro de las redes sociales, a la vez que marca unas pautas como la información que no pueden facilitar como determinadas fotos personales o datos de la familia, que el ordenador siempre esté ubicado en zonas comunes, etcétera. Además los compañeros de Participación Ciudadana de toda España acuden a los centros escolares para pronunciar charlas sobre el acoso escolar, la violencia de género o riesgos de Internet.

 

–¿Pero cree que los padres son conscientes de esos peligros reales del mundo ‘on-line’?

–Sí, cada vez más. Aunque a veces somos los propios mayores los que no cumplimos esas pautas y compartimos una imagen o  una información no adecuada. Pero poco a poco, y gracias a esa labor de concienciación, tuit a tuit estamos empezando a concienciar a todos de esas pautas básicas que deben tener en cuenta.

 

–Y el mejor consejo para estos padres es…

–Deben estar siempre muy pendientes de las amistades que tienen sus hijos en redes sociales, que marquen unas pautas de conexión y que a la hora de dormir no les dejen acostarse con el móvil para que no manden mensajes. Y, sobre todo, aconsejo hablar mucho con los hijos. Es muy importante tanto esa comunicación como conocer a los amigos de tus hijos, no solo en la vida real sino también en la digital.

 

-Los móviles están siendo el regalo estrella de las comuniones, ¿cree que los 8 años es una edad adecuada para contar con un dispositivo móvil?

-Me parece un poco pronto. Con una supervisión se les puede dejar el móvil de los padres. Si tú has enseñado bien a tus hijos cuáles son las pautas seguras y cómo se debe actuar, tú sabrás en qué momento es el más oportuno para regalárselo. Luego las redes sociales tienen una edad mínima para acceder, otra cosa es que la gente se lo salte a la torera. Por eso tenemos que ser conscientes en qué redes están metidos nuestros hijos, si deben  estar o no, incluso ganarnos nuestra confianza para poder introducirnos con ellos en esas redes sociales y ver si están haciendo un uso seguro.

-¿Cree que la gente se expone demasiado en redes sociales, tanto ellos mismos como a sus hijos?

-Tenemos que tener mucho cuidado de las imágenes y de la información, de los datos que suministramos y pensar que pueden estar ahí de por vida. Y es imprescindible tener en cuenta que hay empresas que a la hora de buscar posibles empleados investigan lo que estos hacen en redes sociales.

 

–Las redes sociales de la Policía sirven también para recoger denuncias de los ciudadanos, ¿en esta línea se centra su charla en el Congreso e-volución?

–Sí. Se nos ha abierto una nueva herramienta operativa y un canal en el que estamos viendo que los ciudadanos quieren colaborar con la Policía. La idea es transmitir que estamos disponibles y escuchando tanto en Twitter como en Facebook, y que juntos en la vida real y en las redes sociales podemos luchar con más fuerza contra el crimen.

 

-Cómo experta en comunicación y en redes sociales, ¿qué aconsejarías a las empresas para mejorar su estrategia en redes sociales?

-Lo más importante es saber a qué público te diriges, qué necesita de ti y qué información debes darle. Y, sobre todo, establecer ese canal de colaboración. No hay que estar en redes sociales solo para contar tu libro o lanzar tus mensajes, sino para interactuar con el ciudadano.

 

–¿Cuál es el tuit que más le gustaría escribir en este momento?

–Que hemos superado los dos millones de seguidores, porque eso querrá decir que contamos con el apoyo de los ciudadanos y que están con nosotros y nos dicen: Adelante, que vais por buen camino.

 

Congreso e-volución tendrá lugar el día 8 de octubre en la Feria de Valladolid, una cita que cuenta con Telefónica como patrocinador oro y Correos y el Ayuntamiento de Valladolid como patrocinadores plata. Además, cuenta como partners el Colegio Profesional de Ingenieros en Informática de Castilla y León, AC Hoteles y el Club de Dirigentes de Comercio Electrónico.

Las entradas ya están a la venta en la web del congreso, con un descuento del 20% si se adquiere antes del día 1 de octubre.

 

 

Adidas EQT Boost

Sobre el autor