Genís Roca: "Estamos en plena transición de la Internet social hacia la Internet de los objetos"

Genís Roca, socio presidente de RocaSalvatella, es un arqueólogo especializado en el Paleolítico Inferior, pero a su vez todo un experto en la transformación digital. "Los arqueólogos sabemos que la tecnología ha sido siempre la palanca de los cambios en los modelos de conducta humana, en sus maneras de organizar el espacio, el trabajo y las relaciones personales", explica.

 

-¿Cómo se está produciendo la evolución digital de la sociedad?
-Si tomamos un poco de perspectiva, Internet ha tenido solo dos estadios evolutivos, y ahora vamos a por el tercero. En el primero accedieron a la Red las organizaciones. En el segundo, accedieron las personas. Y en el tercero, que apenas empieza, están accediendo los objetos. Así de simple: Internet se configura y se nutre de los flujos de información que se le aportan. Al principio, eran solo corporativos, luego fueron también ciudadanos, y ahora también serán aportados por sensores. Cada vez que hemos hecho una de estas incorporaciones ha habido modelos de negocio que se han visto profundamente modificados, pero también modelos sociales, culturales y de todo tipo. La Internet social puso en su sitio a la Internet corporativa, y ejemplos como el de los hoteles o la restauración son más que evidentes. La Internet de las cosas pondrá en su sitio la Internet social, y seguramente veremos ejemplos más que evidentes en la automoción o la salud.

Estamos en plena transición de la Internet social hacia la Internet de los objetos, que es  tanto como decir que estamos en plena transición de modelos económicos y sociales. Van a pasar muchas cosas.

-¿Qué tiene que ver la arqueología y la transformación digital?
-Los arqueólogos sabemos que la tecnología ha sido siempre la palanca de los cambios en los modelos de conducta humana, en sus maneras de organizar el espacio, el trabajo y las relaciones personales. La tecnología es lo que nos hace humanos, uno de los hechos que más nos diferencia del mundo animal. Estamos viviendo un momento de cambio tecnológico histórico, es más que lógico que un arqueólogo se fijara en ello, e hiciera hincapié en su impacto en los entornos personales, profesionales y empresariales. Eso es lo que hacen los arqueólogos, y eso es lo que hago yo.

-Empresas, comisiones gubernamentales, medios de comunicación..., todos piden su opinión como experto, ¿cuáles son las premisas de su discurso? , ¿qué quieren saber quienes recurren a usted?
-Supongo que esa búsqueda de perspectiva. El riesgo de lo digital es que cada día hay novedades: nuevos modelos de smartphone, nuevas startups, nuevos modelos de negocio, nuevas posibilidades... , y no siempre es sencillo tomar perspectiva para desgranar qué es lo esencial y qué es lo accesorio. Qué es anécdota y qué es estructural. Los directivos deben tomar decisiones muy relevantes para su negocio, y ayudarles a confirmar que estar o no en Instagram no es lo esencial, o que Facebook está intermediando su relación con las audiencias es tomar una distancia, una perspectiva, que a menudo se agradece.

-¿Qué es lo más importante para que los negocios actuales no fracasen?
-Lo mismo de toda la vida: entender las necesidades de sus clientes y atenderlas de manera eficaz, más eficaz que la competencia. Las dos cosas piden estar muy atento: entender las necesidades, y ser eficaz. Ninguna de las dos cosas se puede garantizar si no has incorporado lo digital.

-En líneas generales, ¿cree que la sociedad evoluciona?
-Sin ningún tipo de duda. Estamos más conectados. Generamos más información y la circulamos y compartimos mejor. Colaboramos más y mejor. Nos podemos organizar de más maneras y podemos defender mejor nuestras causas. La información fluye mejor, y por tanto la verdad. Es cierto que hay riesgos y problemas, pero la resultante es claramente mejor. Soy un optimista convencido. La próxima ventaja competitiva ya no será tecnológica, sino ética. Y eso creo que es una mejora.

Air Max 95 20th Anniversary

Sobre el autor