Twitter cambia las estrellas (FAV) por corazones

Twitter ha anunciado esta tarde en su blog oficial que va a cambiar su icono de FAV (estrella) por un corazón, muy similar al que utiliza Facebook…y la respuesta en los “timeline” de todo el mundo no se ha hecho esperar. 

Abundan las críticas y es que “favoritear” a alguien significa que no sólo que el artículo enlazado, el tuit propuesto o la idea esgrimida nos pueda gustar. También representa para algunos una forma irónica de advertir a alguien de nuestra vigilancia o favorece la posibilidad de guardar para más tarde su lectura con fórmulas IFTT y la automatización de acciones.

Pero, según anuncia Twitter en su blog, necesitan dar este paso para hacer de la red social de microblogging una herramienta “más fácil y gratificante” de usar, y no provocar usos equívocos, sobre todo, en el caso de los recién llegados.

Desde que Dorsey se convirtiera en el CEO de la compañía, Twitter ha ido llevando a cabo ciertos cambios que lo encaminan hacia una política más aperturista. De esta manera, desde hace unas semanas podemos enviar mensajes directos de más de 140 caracteres y, en no pocas ocasiones, han dejado correr el rumor de que la limitación de caracteres de los propios tuits podría tener sus días contados. La incorporación de las encuestas supone también una apuesta en firme por la participación activa de los usuarios, o por el uso de la utilidad por parte de medios y empresas para ofrecer visibilidad a sus propios negocios como incentivo para apostar monetariamente por Twitter.

De esta manera, con la transformación de la estrella en corazón, Twitter se acerca más a Facebook y a Instagram, por ejemplo, e intentarán seguir su camino hacia la monetización de su amplia base de datos de usuarios, que es el principal quebradero de cabeza de la compañía desde hace ya unos años. Ya cuentan con un total de 320 millones de personas activas cada mes, pero el crecimiento está decelerando alarmantemente.

Además, en los últimos tres meses, Twitter ha ingresado 569 millones de dólares lo que supone una pérdida neta de 132 millones dólares, una de las peores temporadas financieras de la compañía desde 2013.

Air Max