Conducción autónoma...¿qué pasa cuando nieva?

Fabricantes de automóviles y empresas tecnológicas  han realizado pruebas de vehículos autónomos solamente en climas secos y mayoritariamente soleados, pero el futuro de la conducción autónoma no puede asentarse únicamente en condiciones meteorológicas ideales.

Ford está llevando a cabo las primeras pruebas de vehículo autónomo en entornos nevados: su  vehículo totalmente autónomo utiliza mapeado de alta resolución en 3D y LiDAR para facilitar la conducción cuando las señales viales no son visibles.

“Una cosa es que el coche conduzca en condiciones meteorológicas perfectas”, afirma Jim McBride, jefe técnico de vehículos autónomos. “Y otra diferente es hacerlo cuando los sensores del coche no pueden ver la carretera porque esta está cubierta de nieve. El tiempo no es una ciencia exacta, y por eso estamos realizando pruebas de vehículos autónomos en condiciones invernales”.

La conducción completamente autónoma no puede depender únicamente del GPS, que no es suficientemente preciso para localizar o identificar la posición exacta del vehículo. Y es fundamental que un vehículo autónomo conozca su posición exacta, no sólo en una ciudad o una carretera, sino también en su carril de circulación, donde una variación de tan solo unos centímetros supone una gran diferencia.

El LiDAR es mucho más preciso que el GPS, ya que permite identificar la ubicación delvehículo en centímetros: el LiDAR emite haces cortos de luz láser para permitir al vehículo crear, de manera precisa, una imagen de alta definición en 3D de lo todo lo que le rodea.

Bajo condiciones meteorológicas ideales, el LiDAR es el medio más eficiente de reunir información y metadatos importantes –información subyacente a los propios datos- del entorno, detectando objetos cercanos y utilizando señales para determinar el mejor recorrido. Pero en carreteras cubiertas de nieve o en tráfico de alta densidad, el LiDAR y otros sensores, tales como las cámaras, no pueden ver la carretera. Es también el caso de cuando la lente sensora está cubierta por nieve, o suciedad.

 

Así funciona la conducción autónoma sobre la nieve

Para navegar sobre carreteras nevadas, los vehículos autónomos de Ford están equipados con mapas en 3D de alta resolución, completos con información sobre la carretera y lo que hay sobre ella, incluyendo mapas de carretera, señales, geografía, hitos y topografía.

“Los mapas desarrollados por otras compañías no siempre funcionan sobre terrenos nevados”, afirma Ryan Eustice, profesor asociado en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Michigan. “Los mapas que hemos creado con Ford contienen información útil sobre el entorno 3D que rodea al coche, permitiendo al vehículo detectar su ubicación incluso con un manto de nieve cubriendo el suelo”.

Un vehículo autónomo crea los mapas mientras que realiza la prueba en condiciones meteorológicas favorables, con las tecnologías tomando nota automáticamente de elementos como señales de tráfico, árboles y edificios.

Cuando el vehículo no puede ver el suelo, detecta puntos de referencia por encima del suelo para ubicarse en el mapa, y a partir de ahí utiliza el mapa para conducir con éxito bajo condiciones meteorológicas difíciles.

“Los sistemas de seguridad normales del vehículo, como el control electrónico de estabilidad y el control de tracción, que se suelen utilizar en carreteras escurridizas en invierno, trabajan al unísono con el software de conducción autónoma”, cuenta McBride. “Queremos que cuando nuestros vehículos autónomos detecten que empeora el tiempo, decidan si es seguro seguir conduciendo y, en ese caso, durante cuánto tiempo”.

New adidas questar drive singapore code for women 2016 Mids Covered in Mix Materials

Sobre el autor