Mamá quiero ser 'Youtuber'

Quizá una frase que a más de una madre y más de un hijo no le suena tan rara. Profesiones como futbolista, bombero o astronauta han pasado de moda. Es un hecho pero , ¿por qué?

Fenómenos fans ha habido y habrá toda la vida, y como muchas otras realidades este movimiento se ha trasladado a la red, en concreto a las redes sociales más visuales.

Durante el Congreso de iRedes hemos tenido la oportunidad de entrevistar a dos de las figuras más conocidas del vídeo on-line, Silvia  @siilvia123bella (19 años) y Alex @alekspuertolas (25 años) , dos chicos que gracias a los vídeos que suben a Youtube cuentan con comunidades de más de 100.000 suscriptores y miles de seguidores en redes sociales .

Para los que ya tenemos más de veinti...y estamos cerca de las redes sociales, estos chavales son un verdadero descubrimiento. Tan cerca y a la vez lejos,vemos como las nuevas generaciones han creado un nuevo ecosistema con unas reglas de juego propias.  El fenómeno youtubers es mucho más grande de lo que algunos imaginan al ver en los ordenadores de sus hijos o sobrinos. No son simples 'chavales'  que deciden subir videos a una red social... Detrás hay mucho más, aunque los años nos impidan verlo tan claro como lo ven ellos.

Muchos se han parado a juzgar el fondo del contenido, y sí hay muchos de dudosa calidad,  pero hay otros muchos que no. No analicemos la calidad tanto en la profundidad de lo que cuentan, sino en  cómo lo cuentan o a quién se lo cuenta.

Y esto es lo que más claro tienen Alex y Silvia. No sólo intentan contar cosas de su día a día para ayudar o aportar valor a sus seguidores, sino que además saben cómo transmitirlo y cómo conectar y comunicar con quién está detrás de la pantalla. Fenómenos, tal vez, pero siendo sinceros también hay mucho trabajo detrás.

No sólo sorprende la naturalidad con la que hablan, con la que comunican, sino cuántas cosas, conceptos, ideas y planes futuro hay detrás. Son jóvenes y tienen mucho que aprender, que experimentar y que trabajar, pero desde luego no hacen las cosas sin motivos. 

Para Alex ser vlogger se ha convertido en un reto personal, en un proyecto. Su formación en marketing le ha dado cierto prisma empresarial que se denota al poco de hablar con él. En seguida nos hizo referencia a términos como target o estudio de mercado. Silvia en cambio, se lo toma como un hobby y quiere terminar la carrera de periodismo. Dos historias diferentes: una vlogger por casualidad y otro que encontró en Youtube una forma de ganarse la vida. Sin embargo ambos comparten una misma filosofía, trabajo para conseguir buenos resultados.

Y es que al final, y quizá casi casi sin darse cuenta, estos vloggeros saben mucho sobre comunicar, en ocasiones más que las propias marcas. De ahí las alianzas que cada vez son más habituales entre estas estrellas de la red  y las grandes agencias o compañías.

Puede que este tipo de contenidos pasen de moda, o que la red deje de funcionar (ellos son conscientes) pero aún así ellos sacan mucho de esto.

No solo se han visto obligados a abrir las tripas de Internet, (el seo, la edición de vídeos...) sino que gracias a su facilidad para de compartir experiencias, trucos, consejos ... Han conquistado a un público exigente, cualificado y que sin duda valora ser valorado. Ambos afirman que lo más positivo de la esta dorada que están viviendo es las puertas que se les abren, todo lo que están aprendiendo sobre la red y la posibilidad de vivir experiencias personales y profesionales gracias a su éxito en Youtube. 

Los youtubers no sólo triunfan por guapos o porque son simpáticos y graciosos, sino porque se lo trabajan y además conocen a su público. Interactúan con él, les escuchan, les preguntan, les dedican tiempo... Al final hacen un ejercicio de analítica y escucha que cualquier marca necesita.

El mensaje y contenido no es gratuito, ambos asumen la responsabilidad de estar delante de tantas y tantas personas, y han podido contemplar como llega y afecta aquello que dicen. Desde esa perspectiva crean sus vídeos,  y si paramos a analizar su trayectoria, vemos como evolucionan, crecen y mejoran tanto a nivel de continente como en el contenido.  Preparan sus temas (aunque huyen del guión) sus escenografías y su forma de llegar a la gente. Dejan espacio a la improvisación pero siempre controlada.

Es posible que no todos lleguemos a entender el motivo de este fenómeno, pero lo que hay que analizar son los cómo y es entonces cuando encontramos el verdadero valor de estos chavales. Porque han sabido usar, adecuar y monetizar su forma de ser, las TICs y las redes sociales, casi de forma mágica. Sacando todo el jugo y las ventajas que podían encontrar en esta combinación , esta realidad, con la que han crecido y que tan bien saben explotar. 

Air Max 1