El Big Data triunfa en la agricultura

El Big Data - es decir, al gestión de ingente cantidad de datos - tiene en el mundo agrícola un área en el que ampliar y desarrollar todas sus beneficios. Cómo afecta una tormenta o tempestad a la plantación, si hay alguna plaga, etc. solo se puede conocer, por el momento, visitando insitu la explotación. Ahora mismo, hay que recorrerse el terreno para ver cómo está tu cultivo para poder aplicar abonos o regar pero, gracias a la tecnología, las plantas se pueden monitorizar y enviar a un ordenador o un móvil, el resultado de los parámetros que queremos medir. Más cómodo, sin duda, y más certero. Los sensores instalados en la explotación permiten predecir las necesidades de los cultivos, analizar cómo va la cosecha y así poder decidir qué medidas son necesarias para una mejor eficacia en nuestros cultivos.

Los sensores que instalan en las plantas nos envían datos sobre su crecimiento 

La plataforma bynse, de la empresa tecnológica española Dinsa, se encarga de almacenar y relacionar todos aquellos datos, desarrollando modelos predictivos personalizados sobre la gestión de la explotación, posibilitando a gestores y productores controlar, en tiempo real y a través de cualquier dispositivo con conexión a Internet, el estado actual y las necesidades futuras de la explotación, centralizando datos y arrojando, de forma automática y continua, indicadores de ayuda a la toma de decisiones, tanto agronómicas como de negocio, tales como la predicción de producción o de otras necesidades existentes.

Una manera, sin duda, de ahorrar agua, abonos y vivir más tranquilos, centrando todos los esfuerzos en mejorar y sacar más partido de nuestras cosechas.

Internet de las cosas nos va sorprender, sin duda, con nuevas y novedosas aplicaciones para el campo agrícola, ya de por sí, muy tecnificado.¿Estamos ya en la agricultura 4.0? Posiblemente, sí. Veremos.

Air Max 1 Ultra Flyknit

Sobre el autor