Los juguetes para adultos envían datos sobre su uso

Los juguetes para adultos 'inteligentes o conectados' también forman parte de lo que llamamos 'Internet de las cosas' y podrían mandar datos sobre su uso a los fabricantes. ¿Quién puede ver esos datos? 

No es la primera vez que hablamos de los peligros de la red o de la fácil vulnerabilidad de algunos gadget o lo que solemos llamar el Internet de las cosas. En el evento 'DEF CON Hacking' dos expertos en seguridad @gOldfisk y  @rancidbaconsino, mostraron como el registro nuestra actividad con un juguete sexual no queda solo en el mismo, sino que se puede hackear sin mucha dificultad. 

Su trabajo,Breaking the Internet of Vibrating Things: What We Learned Reverse Engineering Bluetooth- and Internet-Enabled Adult Toys, expone el caso del vibrador 'We-Vibe 4 Plus' cuyos datos se enviaban a la empresa fabricante. 

Desde hace tiempo existen este tipo de artículos dedicados al placer adulto cuya conexión a la red suponen un punto extra para los usuarios, desde 'tener sexo' conectados a otras personas, manejar los jueguetes a distancia o poder saber ciertos datos sobre la actividad en concreto. Pero aquí viene la pregunta, ¿hasta que punto estos datos son privados? ¿Qué niveles de seguridad tienen? ¿Son fáciles de hackear?

En este caso los expertos trabajaron en descubrir los peligros de la aplicación que se conecta por Bluetooth (para controlar el dispositivo) a este juguete para adultos. Ambos afirmaron que fue fácil entrar en la app y los sservidores. De hecho el aparato en cuestión, envía datos sobre la temperatura o cuando el usuario cambia el modo de vibración o la intensidad. 

¿Es legal?

Ambos ponentes han lanzado la iniciativa 'Private Play Accord' para obligar a los fabricantes de juguetes sexuales a cumplir ciertos estándares comunes de privacidad y seguridad que mantenga el uso de estos dispositivos en lindes privadas.

Frank Ferrari, presidente de la empresa fabricante de We-Vibe 4 Plus, confirmó a los investigadores la recopilación de datos con el fin de obtener 'feedback y saber lo que el público busca'. Y recalcó que las transmisiones de información están encriptadas y que los datos solo se toman cuando la app no está en uso.

We-Vibe recoge los datos de uso de sus productos en términos de intensidad y modo de la vibración con el propósito de tener información del mercado, de modo que podemos entender mejor qué configuración y niveles de intensidad son los más comunes.

Por otro lado la compañía afirmó que revisaría la política de privacidad y toma de datos para tener una mayor transparencia con sus clientes.

 

Air Max 97